Avant | PROA | Sin categorizar

La lenta (pero segura) configuración de un cine valenciano

Artículo de Rafa Piqueras, productor ejecutivo de Lof Media, para el InfoPROA del 8 de noviembre de 2022

Los últimos días hemos asistido al estreno en salas de dos películas con denominación de origen valenciana y que están destinadas a contribuir al gran año para el cine que está siendo este 2022. Se trata, además, de dos debuts en el largometraje, y ambos dirigidos por mujeres.

Son El Agua, de Elena López Riera, y Vasil, de Avelina Prat. Dos ejemplos de cine sólido, contemporáneo, autoral, que se inscriben con naturalidad en el ecosistema del cine europeo actual.

Las dos comparten, además, un cierto universo mágico. Vasil cuenta la historia de una amistad sobrevenida entre un jubilado y un búlgaro al que el primero acoge en su casa. Como explica la misma Avelina, la película adopta un tono de cuento encantador, sin querer evadir en ningún momento los conflictos sociales y burocráticos relacionados con la inmigración. Por su lado, El Agua parte de las leyendas y tradiciones de la tierra de origen de su directora para hacer una radiografía del relato patriarcal ancestral, heredado de generación en generación y asentado en el imaginario colectivo. Con una visión tremendamente autoral, marca un camino original y coherente con los trabajos anteriores de la directora.

No son las primeras; en los últimos años hemos asistido a debuts prometedores que han irrumpido con paso firme en lo que podríamos denominar una cinematografía con sello valenciano: las propuestas de Chema García Ibarra (Espíritu Sagrado), de Álex Montoya (Asamblea, Lucas), de la dupla formada per Rafa Molés y Pepe Andreu como directores

(Lobster Soup) y productores (La mort de Guillem), de las producciones de Adán Aliaga, de Claudia Pinto (Las consecuencias), de los hermanos Polo (The Mystery of the Pink Flamingo), y algunos otros (que me disculpen las omisiones). Pero desde mi punto de vista, Avelina y Elena han conseguido este año un hito, un punto de inflexión que señala el camino que seguir en producciones futuras. Un camino del que, humildemente, podemos sentirnos orgullosos como sector. Este será un gran año, también, para el cine valenciano.